El movimiento inteligente para toda la vida

Debemos dedicar más tiempo y más reflexión a mantener nuestra salud física

Pilates

Joseph Pilates escribía en los años 40: "nuestra civilización desacompasa la salud física mientras que la contrología la restaura". Sesenta años después es más vigente que nunca la necesidad de recuperar el sentido genuino del movimiento, frente a la fuerza alienadora de la rutina y de la tecnología. La era tecnológica favorece el movimiento repetitivo, mecánico e inconsciente, desconectado de valor curativo. Se ha vaciado de sentido el movimiento per se, otorgando sentido únicamente al objeto del movimiento: caminamos para llegar deprisa a un destino; subimos las escaleras andando sólo cuando no hay ascensor o escaleras mecánicas; jugamos con nuestros hijos o nietos sólo porque ellos tienen que jugar; o vamos al físio o al médico para que nos "arreglen" cuando algo nos duele. Volvamos a citar Joseph Pilates en su libro "Volver a la vida con la contrología": "ya que vivimos en la era moderna, es necesario que dediquemos más tiempo y más reflexión a cómo conseguir y mantener nuestra salud física".

El movimiento inteligente es el resultado de encontrar el sentido intrínseco de cada movimiento: caminamos para liberar y mobilizar las articulaciones, subimos escaleras para bombear oxígeno a los músculos más grandes de nuestro cuerpo y para renovar el aire residual de nuestros pulmones; jugamos como niños porque así recuperamos patrones de movimiento olvidados que a su vez activarán emociones y recuerdos! El Pilates es un trabajo de transcender el sentido superficial del movimiento y adentrarnos en la musculatura profunda y olvidada, establecer un diálogo con nuestro cuerpo, un diálogo que cada día es nuevo, basado en la atención y la escucha.

El movimiento inteligente es la combinación de la atención física y el pensamiento, con la imaginación: para movernos bien, antes debemos imaginar el movimiento correcto , y para imaginarlo primero debemos entenderlo, y no lo podemos entender sin poner toda nuestra atención en nuestro cuerpo (physical awareness). El Pilates en su esencia, parte de la comprensión: sin entender el movimiento no es posible extraer sus beneficios curativos. Esta es quizás la cualidad que más me engancha del Pilates, la capacidad que tiene de sorprenderme cada día con la novedad. Después de diez años practicando Pilates, cada sesión sigue siendo un reto, una prueba de coordinación, propiocepción, inteligencia atlética y de concentración. Cuando entro en la sala, vacío mi mente de preocupaciones, respiro profundamente y centro toda la atención en mi cuerpo durante toda una hora.

Pero el objetivo del Pilates va mucho más allá de la sala de ejercicios. En tu día a día: eres consciente de cómo se adapta tu cuerpo al entorno, ya sea una silla de escritorio o un restaurante? Qué esfuerzos le estás exigiendo o cuál el grado de sedentarismo al que lo sometes? Escuchas sus feedbacks y le ofreces lo que necesita? El movimiento inteligente, además de cumplir un objetivo funcional, también es curativo: nos aporta la flexibilidad, la tonificación y la postura que necesitamos, de una manera equilibrada y específica para nosotros.

A pesar de los esfuerzos de Joseph Pilates y de sus herederos, el movimiento inteligente sigue viéndose eclipsado por un concepto raquítico del ejercicio y del deporte centrado en el adelgazamiento y en el "wellness". La medicina nos ha inculcado, hasta hace muy poco, que la curación pasaba únicamente por la medicación y el reposo. Ambas versiones de la salud están muy alejadas de la "completa coordinación del cuerpo, la mente y el espíritu" que buscamos con el Pilates. Afortunadamente, el relevo de Joseph Pilates lo hemos tomado muchos centros profesionales e instructores de todo el mundo con sólida formación y experiencia, conscientes del gran valor que la vocación a la salud de las personas tiene para la sociedad.

Sonia Guillen Aranda
Directora d'F&M i instructora de Pilates i correcció postural F&M

Entrades relacionades

contacta'ns